Atlante

Julio del 2005


Publicado el 31 de Julio, 2005, 11:11

Imaginemos la siguiente situación: una jaula, en su interior dos gallos. Los gallos están separados por una pared, luego la jaula está separada en dos partes. En una de las partes, uno de los gallos está suelto y puede caminar normalmente, mientras que en la otra, el gallo está inmovilizado y su cabeza asoma por un agujero hasta la otra parte de la jaula. Es decir, en una jaula hay un gallo suelto y la cabeza de otro gallo asomando por un agujero. El suelo de la jaula puede electrificarse y de hecho a menudo se electrifica. El gallo que anda suelto siente dolor y trata de huir de él, pero todo el suelo de la jaula está cargado de electricidad y no puede. El gallo busca un modo de huir del dolor, pero no lo logra. Ante el dolor y ante la sensación de no poder hacer nada por evitarlo surge la frustración en el animal y para tratar de aliviarse de tal frustración surge la agresividad. El gallo comienza a picotear la indefensa cabeza del otro gallo, quien no puede hacer nada para evitarlo...

 

Con este experimento se demostraba que los animales responden con agresividad ante la frustración y ante la indefensión que produce advertir que no es capaz de evitar el dolor. Los seres humanos mostramos la misma respuesta ante situaciones similares, supongo que todos nos hemos frustrado en alguna ocasión y hemos descargado nuestra agresividad para aliviarnos.

 

Ahora imaginemos la siguiente situación: un colectivo social humano ve como otro colectivo social humano, más poderoso y con mejores medios, trata de destruir su cultura, sus valores e intenta arrebatarle los pocos recursos de su tierra. El grupo social siente dolor, ante la imposibilidad de echar al enemigo surge la frustración y con ella la agresividad. Lo apunto como posible causa del incremento "frustracionista" de los extremistas que atentan contra nosotros. En realidad esta frustración puede surgir sin una amenaza evidente por parte de los occidentales, la simple existencia de grupos sociales tan cercanos (con nuestra tecnología actual, incluso separados por medio mundo estamos aquí al lado) basta para generar agresividad entre sus miembros. Pero parece evidente que el mundo occidental invade física y culturalmente unas tierras habitadas por un grupo de personas de tradiciones distintas y que éstas pagan con miles de muertos tal actitud.

 

Siguiendo con la historia. Los individuos frustrados extienden su frustración y ganan adeptos a su causa, no les resulta nada difícil pues el número de islamistas que sienten sus territorios invadidos y sus tradiciones violadas es inmenso. Estos individuos buscan el mejor sistema para liberar su agresividad y la encuentran saboteando las redes de transporte y aniquilando a toda suerte de personas en el proceso.

 

La población occidental se siente amenazada, a la vez incapaz de anticipar el peligro y por tanto, aumenta su nivel de frustración y con él su nivel de agresividad. ¿Contra quién descarga esta agresividad? Por un lado con la población inmigrante de su territorio y por otro con los gobernantes que toleran la situación de injusticia que se mantiene en el mundo islamista.

 

Si los ciudadanos descargan su frustración y agresividad contra sus políticos, estos se sienten amenazados por un peligro que no pueden controlar, surge la frustración... pero nuestros políticos sí pueden controlar el peligro. Pueden aumentar las competencias de las fuerzas de seguridad, coartar las libertades, impedir la libre circulación de las comunicaciones y encauzar nuestra agresividad hacia un ficticio enemigo extranjero organizado (el mal)... y si lo hicieran y lograran, el ciclo de la frustración se detendría en nosotros, recibiríamos la frustración por parte de los extremistas y la frustración por parte de nuestros propios gobernantes electos, convertidos en controladores electos que indudablemente usarían el control social para su propio beneficio pero sin beneficios para nosotros (como se vio hace pocos días con el asesinato del joven brasileño, el control sobre la población aumenta la frustración entre ella, al final, siempre habrán errores y abusos que nos afecten directamente). Los extremistas descargan su frustración con los ciudadanos, los políticos nos presionan para que no nos volvamos contra ellos y para que el peligro no les amenace, las fuerzas de seguridad necesitan más control sobre la ciudadanía para evitar el peligro... gran panorama... En el mundo de hoy nuestros sistemas de transporte y comunicaciones son tan potentes que cualquier acción en cualquier punto del globo puede traer consecuencias justo al lado nuestro, cualquier frustración que se convierta en agresividad trae repercusiones negativas en nuestra sociedad, todos estamos en la misma sala y si alguien sufre, o alguien simplemente odia, nos afecta a todos. Ese riesgo se minimiza controlando las comunicaciones y los transportes, haciendo que las relaciones entre los distintos puntos del planeta sean más difíciles de establecer, minimizando la complejidad, creando jaulas para todos los seres humanos y alejándonos a unos de otros. Pero con ello, la sociedad sale perdiendo por adelantado, no paga cuando hay un atentado, paga a diario y mientras, los buscadores de poder y buenos resultados continúan jugando a su antojo con el mundo.

Publicado el 31 de Julio, 2005, 11:07

1. Si una persona está ocupada y otra no, siéntate sobre la primera.

2. No permitas puertas cerradas en ninguna habitación de la casa. Para lograr que abran una, siéntate frente a ella y golpéala con tus uñas delanteras. Una vez que te abran la puerta, no es necesario entrar. Resérvate siempre el derecho a cambiar de opinión.

3. Duerme lo suficiente durante el día, así estarás con las baterías cargadas para jugar a tope entre la 1 y las 4 de la madrugada.

4. Si te llaman haz como que no oyes, pues todos los gatos españoles, son en realidad suecos, los alemanes son bereberes, los franceses son rumanos, los americanos son de Zimbabwe, etc.

5. No permitas que tu gente se abandone los domingos por la mañana al sueño. Ronronea como una segadora junto a su oreja mientras les mordisqueas el pelo (esto hace un ruidito sumamente denteroso) y si persisten, paséate por encima de sus cabezas procurando pisarles los ojos y la boca.

6. Un minuto antes de que tus dueños se vayan a dormir, escóndete y no respondas bajo ningún concepto.

7. Cuando no te hagan caso, porque llegan tarde al trabajo, tira la planta mas alta de la casa y rompe el tiesto en la caída. Les encantara, ademas, como llegan tarde, ni les dará tiempo a recogerlo. Después el ama, ya se encargara de decirle al amo que fue el viento. Así nunca te castigaran.

8. Sal a recibir a tus amos a la terraza, cuando salgan del coche sube a la barandilla y maúlla para llamar su atención, (esto les gusta sobre todo si vives más arriba de un 2º piso), verás como te llaman y te saludan a gritos.

9. Si oyes comentar: "hoy Minika me ha dejado acariciarla 3 veces, ...", toma cuenta, es demasiado. Practica ahora, durante 20 días, el bufido desgarrador ante cualquier ademán. Incluso si lleva jamón en la mano. ....No desdeñes el ser contradictorio: ahora sí, en el medio del prado no, en la punta del sur sí, bajo el coche no, tras el ficus si,...

10. Por supuesto, a la otra humana procura permitirle todo lo que te dé la gana. De esa manera fomentarás los celos entre ambas, y sacarás partido.

11. Entretén a tu gente cuando se estén bañando. Mete el rabito y las patitas en el agua de la bañera y luego paséate por el borde (esto es particularmente emocionante si la bañera es antigua y tiene el borde curvado), con las patitas mojadas amaga continuos resbalones en el borde curvo, así el bañista estará realmente interesado en saber en que momento vas a caer a la bañera convertida en una motosierra de zarpas desgarradoras de su piel desnuda.

12. Si esos cobardes te impiden los paseos ve tirando al agua las esponjas y practica la pesca con arpón.

13. Si te dejan fuera del baño y no te abren por más que grites y arañes la puerta, aprovecha para experimentar la fuerza de la gravedad con todos los adornitos del mueble del pasillo.

14. Si eres macho, nunca les marques el territorio, ni faltes de casa mas de 2 horas. Si no, te llevaran a un hombre vestido de blanco, y jamas volverás a darle un gustazo a ese cuerpo serrano que tienes.

15. Cuando te monten en un coche, compórtate como un psicópata. Veras como nunca mas te sacaran de tu territorio y de tu camita.

16. Si tienes que vomitar, salta rápidamente a una silla. Si no te da tiempo, vete a la alfombra.

http://www.perrosygatos.org/articulos/gatonovato.htm

Publicado el 31 de Julio, 2005, 10:45

En el primer día, Dios creó al Gato.

En el segundo día, Dios creó al hombre para servir al Gato.

En el tercer día, Dios creó a todos los animales de la Tierra para servir de potencial alimento al Gato.

En el cuarto día, Dios creó el trabajo, para que el hombre pudiera faenar duro para el bienestar del Gato.

En el quinto día, Dios creó entretenimiento y diversiones para el Gato.

En el sexto día, Dios creó la ciencia veterinaria para preservar la salud del Gato y, al tiempo, vaciar los bolsillos del hombre.

En el séptimo día, agotado, Dios intentó descansar, pero... ¡tenía que limpiar la bandeja del Gato!

Publicado el 30 de Julio, 2005, 1:02

Tras leer el famoso libro de Dale Carnegie (famoso al menos en este blog) y pensar varias veces, a ratos, sobre el tema, comienzo a ver ciertas cosas de un modo distinto al que era habitual en mí. Una de las conclusiones de mi lectura... bien... va a resultar extraño de enunciar... es que para explicar el puesto en la sociedad que ocupa una persona lo que hay que tener en cuenta principalmente es el tiempo que ha empleado en aprender las tareas que efectúa. Últimamente se escucha mucho hablar de los genes o del cociente intelectual y lo que veo es que realmente no tiene nada que ver con el progreso de la gente. Es el tiempo que una persona dedica a aprender y practicar el que determina las capacidades de cada uno en cada momento. Tratando de poner un ejemplo, puedo comparar la figura del universitario con la de una persona autodidacta. El universitario ha dedicado unos cuantos años de su vida a su formación, asistida por un aparato logístico que hay tras él compuesto por unas instalaciones y unos orientadores de su estudio. El individuo autodidacta se provee él mismo del espacio para el estudio, de los materiales y del temario. Si ambos estudian el mismo temario, lo que acaba midiendo la cantidad de conocimientos que ambos tienen al final de su estudio es ni más ni menos que el tiempo y el esfuerzo dedicado a adquirir los conocimientos. Y si el individuo autodidacta dedica el doble de tiempo a estudiar su temario que el universitario y además es consciente de que para implantar ese conocimiento en su mente lo importante es asociarlo y practicarlo, acabará obteniendo una gran ventaja respecto a "su competidor" (su competidor en este ejemplo).

 

Hace varios días podía ver en televisión cómo un político hispano era presentado en California por el gobernador Arnold Schwarzenegger, el reportero señalaba como punto anecdótico que no había terminado de ir a la escuela. No es un caso excepcional en la política. Varios presidentes de EEUU no han acudido a la escuela y han alcanzado tal logro aprendiendo a influir a los demás usando su carisma y aprendiendo por sus propios medios todo lo que necesitaban para progresar socialmente. Esa gente, consciente a una corta edad de que tenía un menor nivel cultural que la mayoría de las personas, comenzó a dedicar grandes cantidades de tiempo y de esfuerzo a cultivarse. Al final, el tiempo y el esfuerzo invertido en tal tarea superaba con creces a la de los demás habitantes de su país. La fórmula mágica: esforzarse y practicar con continuidad. Luego, cuando a uno de esos políticos se le asigna una función, aunque sea un terreno nuevo para ella, demostrará su valía si se esfuerza y le dedica el tiempo necesario para llevarla a cabo.

 

El tiempo y el esfuerzo se complementan con la una correcta metodología de aprendizaje, quiero decir que una persona que encuentra técnicas que le ayudan a la asociación de conocimientos y a la práctica de habilidades da un impulso extra a todo aquello que trata de aprender. Por ejemplo, en el caso del estudio memorístico, leer una y otra vez un tema apenas sirve para aprender, siendo más eficaz relacionar lo que se trata de aprender con lo que ya se sabe o bien visualizar mentalmente los datos o representarlos con figuras o historias, que permanecen con más facilidad en la memoria. Si tengo que aprender un número de teléfono, lo aprenderé mucho antes si le creo una historia. El número de teléfono 968-021984 lo recordaría inmediatamente formulándome la siguiente frase: en Murcia, en el mes en que nací, en el año en que nació tal persona que conozco (que nació en 1984).

 

Por seguir con los ejemplos, hace pocos días también vi un pequeño reportaje sobre Fernando Alonso, el corredor de fórmula 1 y su historia coincidía perfectamente con este patrón. Siendo chico, ya estaba aprendiendo a manejar karts y ya dedicaba su tiempo y esfuerzo en esa tarea. Ahora siendo adulto, su experiencia en esa técnica sobrepasa la de la mayoría de nosotros.

 

Esa gente que destaca, no lo hace por haber acudido a un programa de estudio oficial, pero ni siquiera porque su configuración genética es mejor que la de los demás. El nivel que demuestran en esas tareas es fruto del esfuerzo dedicado durante más tiempo que la mayoría de la población.

 

Siguiendo con los ejemplos, un amigo me comentaba hace dos días que su padre había aprendido a leer por su cuenta y había llegado a progresar en la vida sin ningún tipo de estudio oficial. Bueno, su padre quizá aprovechó mejor el tiempo y su propia capacidad que la de muchas personas que siguen la vía oficial, sumemos el número de horas que han empleado para progresar en su educación o para avanzar socialmente y veamos quién ha acumulado más y quién ha tenido mayor motivación.

 

Tras pensar en todo esto, llego a la conclusión de que la escuela, el bachiller y la universidad no han de ser lugares dedicados a la enseñanza obligatoria y forzada, sino dedicados más bien al entrenamiento de la persona en las técnicas que le permitan el aprovechamiento de su tiempo y su esfuerzo para aprender a su vez técnicas y conocimientos útiles para su vida, es decir, que deben ser todo lo contrario a lo que son hoy en día gracias a la Logse, Loce, Loe, etc... Es esta la clave para que una persona madure intelectualmente y nunca deje de progresar en su vida. El gran volumen de conocimientos que reciben los estudiantes debe servir para perfeccionar su maquinaria cerebral, para desarrollarla, para hacerla capaz de acometer grandes empresas.

 

Al final, creo que toda esta parafernalia de las titulaciones, que nos sirven en cierta manera para medir nuestro grado cultural, no es sino un intento de reflejar esto, solo que no llega realmente hasta el quid de la cuestión. Un titulado en formación profesional se diferencia de un titulado universitario en el tiempo y esfuerzo que han demostrado invertir con éxito en la obtención del título, pero si tras la obtención del título su única ambición es la de desarrollar el mínimo esfuerzo posible en la vida entonces nuestro sistema educativo ha resultado ser un fracaso, no ha formado a alguien eficaz, ni único, ni autosuficiente, sino que ha permitido que una persona obtenga un reconocimiento por algo que ha hecho gracias a una presión constante y que no volverá a intentar jamás una vez esta desaparece, pues no ha aprendido a dedicar su tiempo a perfeccionarse.

 

Por añadir un ejemplo más, para poco sirve a la sociedad la titulación que ha conseguido un funcionario si después acaba en un entorno en el que no hay motivación y en el que apenas se desarrolla un esfuerzo... que un funcionario tenga titulación casi parece anecdótico y diría que se exige más bien porque si no se hiciera, el amiguismo y enchufismo batiría records aún más altos en la administración pública...

Y aquí dejo el post. Aún tengo que seguir dándole vueltas al tema, creo que he escrito todo esto más bien por expresarlo y ordenar un poco mis pensamientos.

Publicado el 29 de Julio, 2005, 21:31

Lo malo de probar este programa de transformación facial es que corres el riesgo de descubrir que has nacido con los genes equivocados. Fijaos en mi versión afroamericana... labios grandes, mirada profunda, facciones cuadriculadas y porte altivo... es un auténtico sex-symbol, una máquina de hacer el amor, un ídolo del rap, el blues y el jazz, un tío al que le sale la pasta por las orejas y lo peor es que está ennoviado con esta pedazo de modelo:

http://www.openboxlatino.cl/protectores/wallpapers/tyra_wall.jpg

Esto es... injusto. Por favor, el libro de reclamaciones...

Publicado el 29 de Julio, 2005, 21:01

Se te encogen los ojos, la piel cambia de color, las cejas se elevan y las orejas empequeñecen... ya me lo decía mi madre y la agüela: "No leas tanto manga" y "lee mejor a Freud" añadía l'agüela. Luego está el asunto de los gatos orientales... demasiado arroz tres delicias... demasiado Final Fantasy... demasiado tiempo libre para hacer chorradas como ésta...

Si alguien quiere probar a orientalizarse, aquí tiene la dirección:

http://www.dcs.st-and.ac.uk/%7Emorph/Transformer/index.html

Ya que la orientalización gatuna ha fracasado... a ver si con esto compenso un poco...

Publicado el 22 de Julio, 2005, 22:20

Se trata de una noticia publicada en Google noticias:

-----
Capturan a 13 británicos de "altísima peligrosidad"

Fueron detenidos en la Costa del Sol, España, dentro de la operación policial "Sugar" emprendida contra el tráfico de drogas y lavado de capitales

05:10 Unos 13 británicos considerados "de altísima peligrosidad" fueron detenidos en la Costa del Sol dentro de la operación policial "Sugar" emprendida contra el tráfico de drogas y lavado de capitales, informó la Dirección General de Policía (DGP).

-----

Y... ¿qué es la altísima peligrosidad? ¿cuáles son realmente las pruebas que condujeron al arresto? Es lo que realmente nos interesa saber y sin embargo no hay alusión.

Esta mañana una persona ha sido asesinada por los funcionarios de la policía británica. Cinco tiros le han metido a bocajarro y no hemos visto aún que muestren pruebas de que iba a hacer explotar algo. ¿Acaso era un individuo "altísimamente peligroso" y eso bastaba para descargarle cinco disparos? Comienza a darme lástima el férreo control británico sobre la información. Aquí en España el asunto de los atentados transcurrió de otro modo, mucho más correcto a pesar de lo que se pueda creer. Cuando algo iba mal, los partidos políticos se pelearon, los medios de comunicación publicaron todo lo que pudieron, las televisiones otro tanto... democracia y libertad, se llama eso, caos beneficioso para la sociedad, que demuestra que los políticos tienen que ganarse con el sudor de su frente nuestra confianza y que los medios de comunicación tienen influencias tan dispares que compiten entre sí. Los británicos nos demuestran todo lo contrario, sus políticos parecen tener claro que hay que callar, los medios tienen claro que hay que callar... Algo huele mal... huele de un modo altamente peligroso...

Publicado el 19 de Julio, 2005, 0:43

Se abalanzaban uno sobre otro y se revolcaban por el suelo sin mirar antes a qué se arriesgaban con ello. Así era su joven espíritu en las primeras semanas de vida, plenas de jugueteos y miradas curiosas. Ya han pasado bastante más días y se constata claramente que el experimento ha sido un profundo fracaso, la influencia española ha superado contundentemente a la oriental. Los gatos peludos y trompudos sin categorizar no se han convertido en grandes guerreros, por fortuna tampoco en grandes bebedores de cerveza. Para qué pelear, fue lo que debieron de pensar cuando vieron que se podían dar a la buena vida española, a imagen y semejanza de sus mayores. Para qué. Acaso no es mejor ver el futbol u hojear las revistas de coches o de gatas peludas en lencería.

Lo siento Gatopardo, se han dado al hedonismo puramente español y no he podido hacer nada. Quizá si hubiera probado el truco del cielo y las 17 vírgenes... y los 17 ferrari...

Publicado el 19 de Julio, 2005, 0:22

Tirso Lacalle

(Obtenido de el semanal digital)

16 de julio de 2005.  Un egregio profesor murciano aseguraba hace unos años que en un grupo humano "normal" puede haber un 80% de débiles mentales. No tengo aún claro si era un arrebato o una ponderada reflexión filosófica, pero es cierto que en todo tiempo y lugar la normalidad, para quien está de alguna manera por encima de ella, puede resultar asfixiante. Si esa normalidad es, además, impuesta como ideal, canon y meta, se generará en el seno de la comunidad una espiral vertiginosa hacia la mediocridad y hacia el conflicto. Y se terminará por dar la razón al escéptico maestro de tantas generaciones de sociólogos genoveses, cuando afirmaba, mohíno pero sereno, que "la que llamamos normalidad no es más que una forma leve de retraso mental".

La LOGSE en su preámbulo afirma que "la educación permite… avanzar en la lucha contra la discriminación y la desigualdad, sean éstas por razón de nacimiento, raza, sexo, religión u opinión, tengan un origen familiar o social, se arrastren tradicionalmente o aparezcan continuamente con la dinámica de la sociedad". Y esas afirmaciones aparentemente inocentes, progresistas e intachables implican un proceso revolucionario que nuestra sociedad está padeciendo. Se está imponiendo la igualdad, es decir, se está extendiendo desde el sistema de enseñanza en la conciencia social la idea de que toda diferencia es una discriminación injusta, y de que en consecuencia sólo es deseable la aceptación universal de lo "normal". Es, por supuesto, un dogma totalitario como otro cualquiera; es incompatible con el normal funcionamiento de cualquier sociedad que desee funcionar a largo plazo, que siempre se basará en desigualdades; y supone, en fin, convertir en modelo la "normalidad" social.

José Javier Esparza ha considerado el igualitarismo, junto al individualismo y el universalismo, uno de los pilares de la ideología dominante, que define el poder y que recibe el más amplio consenso social: "Todos somos átomos iguales pero egoístas … en una existencia, en definitiva, sin sentido"; porque sólo la diferencia permite que la vida de las personas tenga guías, modelos, objetivos, caminos. La aceptación de la normalidad igualitaria implica una satisfacción inmóvil con lo existente. Y podrá haber críticas a los problemas del presente, pero precisamente por la ideología de la "normalidad" el ciudadano de a pie "sólo percibe los efectos, no las causas".

Naturalmente, junto a la jerarquía, la primera víctima de la normalidad ideológica es la enseñanza, o la educación en general. Si no hay un modelo superior que contemplar, si no hay una aceptación de la subordinación y de la inferioridad, si sólo lo "igual" y lo "normal" es bueno, ¿por qué aprender? ¿Por qué enseñar? La verdadera originalidad –que está en las antípodas de las modas simiescas de cualquier signo o de la tribalización cultural, estética o musical- será sospechosa o incluso reprensible. Sólo se enseñará, precisamente, a ser normal, y a integrarse útilmente en la normalidad. El diferente, especialmente el que expresamente rechace la normalidad, será un enemigo, un asocial, un pardillo o un freakie. Y no se habla de política sino de una "normalización" de las almas que va mucho más allá.

Palpamos en esto el núcleo de la ideología totalitaria de la LOGSE, impuesta –he ahí su sórdida grandeza- también a los enemigos políticos de los autores de la Ley. "¿Quién eres tú para enseñarme a mí?" Parece la voz del Ángel Caído, y bien puede serlo, pero es simplemente lo que, como consecuencia de la normalidad LOGSE, cada día se palpa en las aulas, en las calles, en la que los rebeldes contra el Reich llamaron "vida cotidiana paralizante" y que ahora se nos presenta como ideal de vida. Ya Aristóteles opuso la "vida ordinaria" a la "vida recta" (y no dijo que la segunda fuese más cómoda, fácil o atractiva). En un requiebro totalitario que apenas percibimos, se está llevando a toda una generación, en nombre de la igualdad, hacia la que se llama normalidad –con sus atractivos primitivos- y que no deja de ser una sumisión de los potencialmente mejores a los efectivamente peores.

Publicado el 19 de Julio, 2005, 0:14













Unicef lanza una campaña contra la explotación infantil y el turismo sexual:

http://www.nohayexcusas.org/

Y un artículo relacionado:

http://www.elsemanaldigital.com/articulos.asp?idarticulo=12660&tema2=firmas

Otros mensajes en Julio del 2005