Atlante

Publicado el 15 de Diciembre, 2005, 21:53

Cuando terminas bachiller y puedes hacer el paso a la universidad llega el terrible dilema de seleccionar aquellos estudios que determinarán tu futuro profesional y en gran parte tu historia vital. En mi caso, y supongo que en el de mucha otra gente más, tuve que elegir entre varias opciones que me gustaban. Una de las carreras que me llamaba la atención era la de psicología y aún hoy siento a veces que debería de sacar tiempo para tratar de sacarme tan deseado título. Mientras no tengo ese tiempo y mientras siga con el interés por la red de redes tengo la suerte y la oportunidad de visitar bitácoras y páginas dedicadas al interesante mundo de la mente humana.

 

Siempre he mirado con perplejidad que esta rama de la ciencia no sea estudiada con más detenimiento en bachiller, limitándose el programa educativo a hacer enumeración de algunas teorías sobre la conducta humana y poco más. Es extraño que las personas no sientan una mayor curiosidad por entender qué significado tiene cada una de sus emociones o estados de ánimo. Más todavía, me parece equivocado que las personas se acaben guiando por aquello que “les gusta” y rehuyan aquello que “no les gusta” y no sean conscientes de que esos mensajes de la mente tienen significado, se producen por razones concretas cuando la mente lo estima oportuno y no siempre son racionales o acertadas.

 

En realidad es posible llegar a un conocimiento más profundo de nuestra psique con el objetivo de entender qué sentido tienen esos impulsos. Para mí son simplificaciones mentales como tantas otras, que nos impiden ver el mundo en su total complejidad. A la mente “le gusta” lo que le conviene para su supervivencia, adaptación, status y seguridad, entre muchas otras cosas y “no le gusta” lo que entiende que le apartaría de todos esos objetivos. En definitiva, ese sistema de atracción-repulsión que lleva a cabo nuestra mente automáticamente nos ayuda a encontrar nuestro lugar en la sociedad, en el mundo y en la familia, pero también puede desviarse hasta producir conductas dañinas para el individuo o para el colectivo. Si no conocemos porqué actuamos como lo hacemos ni porqué sentimos de tal forma, ¿cómo pretendemos avanzar hacia un mundo mejor, más justo y menos corrupto?

 

Pues como decía, a mí me encanta la psicología. Me gusta intentar conocerme a mí mismo y me atrae el pretender entender los porqué de las grandezas y las bajezas de nuestra especie. Porqué somos incapaces de crear un mundo justo o porqué somos capaces de alcanzar grandes logros con nuestro empeño.

 

Algunas de las páginas de psicología que me encantan son el Hábitat del Unicornio (http://www.elhabitatdelunicornio.org/), de Luís Muiño, que fue el primer blog que leí con asiduidad. “X una ciencia mejor” de Nerea Lagos (http://xunacienciamejor.blogspot.com/) y esta que he conocido hace pocas semanas, en la que también participa Nere: Enpsique (http://blogs.ya.com/enpsique/). Un completo blog lleno de artículos interesantes escritos en un lenguaje muy accesible y bien organizados.

 

Para celebrar su primer aniversario han publicado varios artículos, entre los que yo enlazo el que trata de propaganda, escrito por Nere, porque así de paso le hago algo de publicidad... (http://blogs.ya.com/enpsique/200512.htm#139).

 

Otras páginas:

 

Psikis (http://www.psikis.cl/portal/index.php)

 

Psicoteca (http://www.psicoteca.com/)

 

Red psicología Online (http://www.galeon.com/pcazau/)

 

Recordad, si conocéis alguna página más que sea interesante, no dudéis en “comentarlo”.