Atlante

Publicado el 29 de Diciembre, 2005, 22:58

"EE. UU. apoyó, y en muchos casos engendró, todas las dictaduras militares de derechas del mundo tras el final de la Segunda Guerra Mundial. Me refiero a Indonesia, Grecia, Uruguay, Brasil, Paraguay, Haití, Turquía, las Filipinas, Guatemala, El Salvador y, por supuesto, Chile. El horror infligido por EE. UU. a Chile en 1973 nunca podrá expiarse ni perdonarse.

En esos países se produjeron cientos de miles de muertes. ¿De verdad se produjeron? ¿Y son atribuibles en todos los casos a la política exterior estadounidense? La respuesta es afirmativa, se produjeron y son atribubles a la política exterior estadounidense. Pero de eso nadie sabe nada.

Nunca sucedió. Nunca sucedió nada. Incluso cuando estaba sucediendo no sucedía. No importaba. Carecía de interés. Los crímenes estadounidenses han sido sistemáticos, constantes, atroces, despiadados, pero muy pocas personas han hablado verdaderamente de ellos. Hay que reconocérselo a EE. UU. Ha llevado a cabo a escala planetaria una manipulación bastante metódica del poder al tiempo que se difrazaba de fuerza que actuaba en favor del bien común. Se trata de un acto de hipnosis brillante, ingenioso incluso, y muy logrado."

Es una pequeña parte del discurso de Harold Pinter, palabras ácidas, hirientes y muy probablemente ciertas. Se puede leer entero en "crítica social y ciudadana".

http://www.crisyc.com/crisyc/index.php?option=com_content&task=view&id=605